Bosque

Entrar en el bosque es descubrirlo cada vez.

Casas y cabañas escondidas entre senderos.

Dueño de una flora tupida, hecha de variadas especies autóctonas, acacias y altísimos pinos europeos. Flores silvestres. Plantas con usos medicinales. Mágicos hongos comestibles. Palmas de butiá.

Y con suerte, el regalo de un zorro, una liebre o un ciervo de monte que se cruza en tu camino.